mapNuestra ubicación
Ver mapa
mapTeléfono
07 2615 306


Evangelizamos con el espíritu y la mística de la Renovación Carismática Católica.

Domingo, 29 Noviembre 2015 19:49

 

FINES Y OBJETIVOS

Evangelizare pauperibus misit me (Lc. 4,18).

 

FIN DEL INSTITUTO

Dicen nuestras constituciones:

El fin que nos proponemos es: el seguimiento de Cristo perfecto religioso del Padre, anunciando a los pobres la Buena Noticia [Const. 2];  (Lc  4, 18).


FIN UNIVERSAL

Como todo Instituto de  vida consagrada tenemos un fin universal y común por el que queremos seguir más de cerca a Cristo con la práctica de los consejos evangélicos de castidad, pobreza y  obediencia vividos bajo la acción del Espíritu Santo y dedicarnos de lleno a la evangelización con el poder del Santo Espíritu.

Nos consagramos totalmente a Dios emitiendo un cuarto voto público de fidelidad  a la Iglesia y a su Magisterio manifestando nuestra adhesión a Pedro y al Cuerpo Místico de Cristo la Iglesia nuestra Madre: fuera de nosotros la crítica de toda índole que destruye y deforma  el Rostro de la Iglesia…además el deseo del Papa para nosotros es  orden [Const. 50].


FIN ESPECÍFICO DEL INSTITUTO

Dicen nuestras constituciones:

Finalmente queremos como fin, específico y singular, dedicarnos a la Evangelización con el espíritu y  la mística del movimiento  de Renovación espiritual, Católica Carismática de la Iglesia según las enseñanzas de los últimos Papas, de modo especial del decreto de S. Juan Pablo II (14 de septiembre de 1993),  que manifiesta lo que para la Santa Sede es y significa  la Renovación Carismática en la Iglesia Católica [Const. 1].

Pueda el movimiento carismático desaparecerse como tal y se convierte en una gracia pentecostal para toda la Iglesia. Para ser fiel a sus orígenes el río tiene que perderse en el océano. La Renovación viene de Dios y va a Dios y nació con un impulso poderoso para volver a lo esencial de la vida cristiana: el bautismo en el Espíritu Santo, el Señorío de Cristo, la Palabra de Dios, los Sacramentos, los carismas, la oración y la Evangelización. Esto es, Devolver el  poder a Dios

El primer error que es necesario evitar es el de incluir a la Renovación carismática en la categoría de movimiento, porque no es un movimiento especial. Renovación no es un movimiento en el sentido sociológico común, no tiene fundadores, no es homogéneo e incluye a una gran variedad de realidades, es una corriente de gracia, un soplo renovado del Espíritu Santo a todos los miembros de la Iglesia, también para laicos, religiosos y obispos (Cardenal. Suenens).


OBJETIVOS DE LA RENOVACIÓN ESPIRITUAL

  • Transmitir y ayudar a que cada persona tenga una experiencia profunda del amor personal e incondicional que Dios tiene por cada uno de sus hijos, porque es nuestro Padre.
  • Promover una conversión personal, madura y continua a Jesucristo, Nuestro Salvador, Señor y Mesías.
  • Propiciar una apertura decisiva hacia la persona del Espíritu Santo, su presencia y su poder.
  • Fomentar la recepción y el uso de los dones y carismas del Espíritu Santo.
  • Animar la obra de la evangelización en el poder del Espíritu Santo.
  • Impulsar el crecimiento progresivo en santidad, con los Frutos y Virtudes del Espíritu Santo.
  • Conducimos,
  • ayudamos,
  • acompañamos y
  • asesoramos la Renovación Carismática Católica
  • en todo campo la promovemos y fomentamos la unidad en todas sus expresiones [Const. 4].

El fin de toda acción evangelizadora es suscitar comunidades que vivan conforme a la vocación a la que han sido llamados. Los Discípulos del Espíritu Santo después de su evangelización ayudan a formar grupos de oración y comunidades de fieles con el estilo carismático abiertas a todos los carismas del Espíritu Santo [Const. 95].

Uno de los elementos más ricos de la Renovación en el Espíritu son los grupos de oración” (S. JP II).

Pues bien, los grupos de oración y las comunidades de oración son el medio más eficaz de la presencia de Dios, en medio de su pueblo. “Se puede hablar  de una gracia dirigida a santificar la Iglesia, a renovar en ella el gusto por la oración, a hacer redescubrir, con el Espíritu Santo, el sentido de la gratitud, de la alegre alabanza, de la confianza en la  intercesión, y convertirse  en una nueva fuente de conversión” (enero 22 de 1987. S. JP II).

Los Discípulos del Espíritu Santo siempre de acuerdo a su carisma evangelizador y al dinamismo propio que los caracteriza están siempre disponibles a cualquier forma de acción evangelizadora [Const. 98].

Inicia sesión para enviar comentarios

Usuarios registrados

Nuestra comunidad

El Instituto de los Discípulos del Espíritu Santo fue fundado el 30 de abril de 1989, en la Ciudad de Loja-Ecuador. Es un Instituto Religioso Carismático de derecho diocesano, dedicado a la Evangelización con el espíritu y la mística de la Renovación Carismática Católica(R.C.C.) [Const. 1].